BRUNO, ayudado por Lady Gaga, le contó a su familia que es gay y le pidió perdón a sus novias por haberlas usado de experimento. Un nuevo Bruno, feliz, amigo de sus amigos y con ganas de vestir a Michelle Obama, diseña sus bocetos y se propone no parar hasta conseguir ser un gran diseñador en Estados Unidos.